Los Óscar apuestan por una gala presencial desde diferentes lugares

264
publicidad

Los Óscar, que retrasaron su 93 edición dos meses debido a la pandemia, apostarán este año por una gala presencial con retransmisiones en directo desde diferentes lugares, incluido su hogar habitual del Dolby Theatre en Los Ángeles (EE.UU.).

«En este año único que ha pedido tanto de tantos, la Academia de Hollywood está determinada a presentar unos Óscar como ningunos, a la vez que a priorizar la salud pública y la seguridad de todos los que participen», dijo hoy, en un comunicado remitido a Efe, un portavoz de la institución que cada año organiza la gran gala del cine.

«Para crear el show presencial que nuestra audiencia global quiere ver, adaptando a la vez los requisitos por la pandemia, la ceremonia se retransmitirá en directo desde múltiples lugares, incluido el emblemático Dolby Theatre. Estamos deseando compartir más detalles pronto», añadió.

Como el resto de Hollywood, la Academia también ha tenido que lidiar con el coronavirus y a mediados del año pasado decidió que los Óscar de 2021 se retrasaran dos meses, del 28 de febrero al 25 de abril, para intentar esquivar la pandemia en la medida de lo posible.

Las nominaciones se darán a conocer el 15 de marzo.

Los rumores y dudas sobre cómo será la próxima edición de los Óscar han circulado por Hollywood en los últimos meses.

Por ejemplo, en diciembre un portavoz de la Academia afirmó a la revista Variety que en la institución tienen la intención de que la próxima entrega de los Óscar sea un evento presencial emitido en directo por televisión y no una gala digital que haga uso de las videollamadas.

Variety aseguró entonces que los organizadores de la gala trabajan con la idea de que la ceremonia se celebre de la manera más parecida posible al formato tradicional, con invitados reunidos en un teatro, para lo que están estudiando posibilidades como una reducción de aforo.

SODERBERGH AL FRENTE

Lo que sí se sabe al cien por cien es que Steven Soderbergh producirá junto a Stacey Sher y Jesse Collins esta ceremonia de los Óscar.

«Los próximos Óscar son la ocasión perfecta para la innovación y para reimaginar las posibilidades de los premios», dijo en diciembre David Rubin, presidente de la Academia de Hollywood, y Dawn Hudson, consejera delegada de la institución.

«Estamos entusiasmados y aterrorizados por igual», ironizaron Soderbergh, Sher y Collins, que debutarán como productores de los Óscar.

«Debido a la extraordinaria situación en la que nos encontramos todos, hay una oportunidad de enfocarnos de una manera nueva en las películas y en la gente que las hace, y esperamos crear un show que realmente se SIENTA como las películas que todos amamos», afirmaron.

Collins ha producido galas como los Grammy, mientras que Sher optó al Óscar a la mejor película por las cintas «Erin Brockovich» (2000) y «Django Unchained» (2012).

Por su parte, Soderbergh es uno de los cineastas más respetados y prolíficos del panorama contemporáneo, se llevó el Óscar a la mejor dirección por «Traffic» (2000), y su muy variada filmografía incluye títulos como «Sex, Lies and Videotape» (1989), la trilogía de «Ocean’s Eleven» (2001, 2004, 2007), o el díptico sobre el Che Guevara «Che: Part One» y «Che: Part Two» (ambas de 2008).